Noticias

Tejiendo palabras

La sección  Tejiendo palabras de Dorotea en línea  cuenta con diversas  propuestas de escritura para favorecer  la reflexión sobre el lenguaje y la creatividad en las aulas y la sala del jardín.

Te acercamos una de nuestras propuestas. El artículo completo está disponible en www.doroteaenlinea.com.ar  Nª1

Yo era una canastita tan feliz…

  Una actividad de escritura para que los/as niños/as comprendan la diferencia entre el autor y el narrador, es pedirles que cambie la persona del relato, por ejemplo, si el texto está en tercera persona, pasarlo a la primera persona y viceversa

Consigna.

   Si pensamos en un cuento clásico como el de Caperucita roja, ¿cuál sería la versión de la canastita?

Aquí te damos un posible inicio, ¿cómo seguirías?

*Lo que voy a contarles me pasó en primera persona o mejor dicho en primera canasta…Estaba yo reposando tranquilamente sobre la mesa cuando escuché a la mamá de Caperucita decir que la abuelita estaba  enferma y que debía llevarle algo para comer. De inmediato supe que saldría a pasear, ¡quién mejor que yo para llevar todas las cosas!, no es por jactarme, pero soy amplia y muy resistente. Era un día soleado cuando salimos camino a la casa de la abuelita, a poco de partir ya estaba algo mareada, porque la niña no paraba de revolearme. En fin… , los chicos son así, como les iba diciendo, íbamos lo más contentas por el bosque cuando de pronto, de la nada, apareció….

La intervención docente debe centrarse en el uso de los verbos –ahora en primera persona –  y en la persona gramatical que enuncia –yo, nosotras-. 

A medida que los/as niños/as avanzan en la escritura, reflexionamos sobre cómo introducir la mirada de la canastita sobre los hechos. Por ejemplo:

*Desde aquí abajo los aromas de las flores eran mucho más intensos….

*Yo intuía que algo andaba mal…..

  Es fundamental ir observando con ellos/as los cambio que se van a ir produciendo en la historia. Preguntas como: ¿habrá tenido miedo?, ¿era valiente esta canastita o no paraba de temblar?, ¿cómo se sintió cuando el lobo se comió a Caperucita? los ayudarán a ir construyendo la historia.

  Un desafío mayor es pedirles que el narrador sea el cazador. Dado que él interviene en el final de la historia, debemos pensar en cómo introducir lo que sucedió antes de su llegada.

Consigna.

 ¿Cuál sería la versión del cazador? Te damos el posible inicio de su relato.

*Suelo ir por el bosque prestando mucha atención, el bosque es un lugar que puede ser muy peligroso, por eso hay que estar muy alerta. En eso pasé por la casa de una abuelita a la que suelo visitar de vez en cuando, al acercarme algo me llamó la atención….

  Al llegar al final de la historia se presenta el desafío de relatar lo que aconteció antes de su llegada. Una posibilidad es introducir otra voz  como, por ejemplo, la de Caperucita. 

*Cuando Caperucita se calmó, me contó lo que le había sucedido: “Yo iba tranquila por el bosque…

  En este caso debemos observar el uso de los signos de puntuación, en especial las comillas que indican el cambio de narrador. Estamos en el relato dentro del relato. Sería interesante que cuando termina el relato de Caperucita observemos cómo vuelve a tomar la palabra el cazador.

*Escuché a Caperucita con mucha atención. Es evidente que el lobo…. 

  La escritura es un proceso que requiere de varios pasos: planificar lo que vamos a escribir, revisar y corregir varias veces hasta llegar al producto deseado, en todos ellos el docente debe estar acompañando a los alumnos, dado que es un proceso complejo que requiere de mucha atención.

Te invitamos a leernos: http://doroteaenlinea.com.ar/

Estamos en Facebook: Dorotea en línea

Y en Instagram: Dorotea_enlinea

Editoras: Patricia Medina y Susana Tarzibachi

C:\Users\Susana\Documents\Dorotea\Fotos\1551057746004.jpg

                                             Dorotea en línea. Revista de Didáctica de la literatura infantil y juvenil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *